Optimización de Contenido vs SEO, ¿cuál es la diferencia y cómo debemos trabajar?

Muchas son las dudas que nos llegan entre si es mejor enfocar nuestros esfuerzos en la optimización de contenido o en la estructura SEO de una web. Mucha gente no termina de entender la diferencia y mucha otra nos dice directamente que no cree en el SEO. No se trata de creer o no creer, o de elegir una u otra acción. Debemos entender qué es cada cosa y cómo se trabaja cada ámbito para compaginar ambos y lograr resultados más óptimos.

Diferencia entre Optimización de Contenido y SEO

Podríamos decir que la optimización de palabras clave es el entorno de trabajo en SEO. Del mismo modo que el modelado de temas (cómo las palabras y las frases están relacionadas) es el entorno de trabajo de la optimización de contenido. La tendencia desde hace años se dirige hacía la búsqueda semántica, el objetivo es cubrir un tema en lugar de centrarse solo en una palabra clave específica.

¿Pero entonces podemos decir que la palabra clave está muerta? No, pero la forma de trabajarla ha cambiado en los últimos años. Las palabras clave siguen siendo relevantes, pero el SEO se ha vuelto cada vez más complejo a medida que Google ha cambiado su algoritmo de medición y se ha vuelto más inteligente para entender la intención de búsqueda de los usuarios.

Ya no basta solo con realizar una optimización de palabras clave, estamos en la época de los contenidos ricos y de calidad. Debemos enfocarnos en cubrir temas concretos de interés para nuestros usuarios. Debemos pensar en “estrategia de contenidos” en lugar de “densidad de palabras clave”.

¿Qué es SEO?

El SEO se centra en las palabras clave, crear visibilidad en la búsqueda y aumentar el tráfico. Si hablamos de SEO (optimización de motores de búsqueda) hablamos de un conjunto extenso de técnicas y tareas para situarnos en las primeras posiciones de Google (de forma orgánica) y mejorar la visibilidad de nuestro sitio web. Digamos que engloba de forma más amplía la optimización de varios componentes de nuestro sitio web.

Hace unos años, el éxito en SEO se basaba en tener unas páginas sólidas y bien estructuradas, con palabras clave en los títulos de páginas y un gran número de palabras clave en los distintos apartados web. Actualmente Google tiene en cuenta unos 200 factores para posicionar una página, factores entre los que podemos destacar: palabras clave al inicio de las etiquetas título, longitud de contenido, tiempo de carga de la página, autoridad de una página y de un dominio, relevancia de los enlaces, tiempo de permanencia, adaptación a los dispositivos móviles, no tener contenido duplicado o pobre… Y hablando de la base, tenemos el SEO técnico o el diseño de una web optimizada para SEO.

Aunque es necesario realizar un trabajo básico de SEO, como habrás oído en un millón de ocasiones, el contenido es el rey.

¿Qué es la Optimización de Contenido?

Con el aumento de la búsqueda semántica, debemos centrarnos en temas específicos y cubrirlos en profundidad. La optimización de contenido se centra en proporcionar las mejores respuestas para cualquier consulta realizada, siempre con contenido elaborado. Eso incluye los subtemas que necesitas para cubrir completamente el tema principal y para construir autoridad en ese nicho. Es cierto que la optimización del contenido aún comienza con una palabra clave, pero no se limita a repetirla tantas veces como puedas. Necesitas cubrir todo el tema que abarca esa palabra clave de forma profesional y aportando valor al contenido. En resumen, necesitas demostrar que eres un experto en lo que hablas.

Estos son algunos ‘tips’ que debes seguir para crear contenido con autoridad

  • Define cuáles son los objetivos de tu contenido. Decide en qué ‘seed keyword’ (palabras clave fundamentales o de base para SEO) se enfocará tu página y las palabras ‘long tail’ relacionadas.  Desde una perspectiva estratégica, comienza con aquellas páginas más importantes.
  • Investiga a tu audiencia. Identifica a tu público objetivo y detecta qué quiere en realidad.

Una buena idea es agrupar las palabras clave que tienen una intención parecida. Por ejemplo, si estás haciendo una página sobre zumos naturales, ¿qué están buscando las personas sobre zumos naturales?, ¿qué esperan encontrar? Revisa los primeros resultados de búsqueda para este término y detecta que temas cubren. Este análisis podrá darte una mejor comprensión del término (aunque no optimizará completamente tu contenido).

Seguramente con este análisis verás denominadores comunes en los resultados. Te servirán para concretar el significado de esas palabras clave y saber cómo ayudan a cubrir el tema que quieres tratar de una manera integral.

Cuando hayas identificado la intención del buscador, crea contenidos alrededor de ella. Construye grupos de temas con contenido relacionado. Puedes comenzar con la creación de un artículo base que cubra este tema ampliamente. A continuación, enlaza a artículos específicos que cubran partes del tema más a fondo. Es importante que cubras todos los ángulos relevantes.

Las herramientas actuales de SEO siguen siendo muy útiles para la optimización. Pero a menudo no son soluciones completas. Los softwares de optimización de contenido, a su vez, proporcionan una solución completa de concepción para analizar los resultados.

Hay herramientas SEO, como Moz y SEMRush, que son muy potentes en relación a la búsqueda de palabras clave, pero no abordan el ‘tema’ tanto como abordan la palabra clave. Carecen del análisis semántico para encontrar los vacíos que se necesitan llenar para dominar verdaderamente un tema.

Conclusión, ¿está la estrategia de palabras clave obsoleta?, ¿debemos trabajar solo la optimización de contenido?

Claramente no. La palabra clave sigue siendo muy relevante pero el SEO se ha vuelto más complejo. Cada vez más, debemos tener en cuenta la intención completa del usuario. Los contenidos que cubren un tema satisfactoriamente clasifican mejor que una página desarticulada (aunque esté muy optimizada para una determinada palabra clave).
La optimización de contenido no siempre te ayudará a clasificar tu página, pero ayuda a los motores de búsqueda a entender tu intención y te proporciona un mejor contenido. Esto último en sí mismo es clave, independientemente del SEO, para construir autoridad en cualquier nicho. Comprender la intención detrás de una consulta y crear contenido integral en torno a esa intención es la mejor manera de garantizar que tu contenido supere la prueba del tiempo.

Hace ya bastante tiempo que debes haber cambiado hacia la ‘estrategia de contenido relevante’ en lugar de trabajar únicamente en la ‘densidad de palabras clave’.  Debemos evitar crear páginas inconexas en nuestro sitios web, optimizadas solo para una palabra clave específica.  Lo más importante es comprender la intención detrás de una consulta y ofrecer contenido relevante a esa intención de búsqueda.

No se puede conseguir un SEO fuerte sin optimizar tus contenidos. Y para que tu marketing de contenidos sea verdaderamente efectivo necesitas utilizar y optimizar el SEO. Un buen SEO es el que garantiza que tu contenido de calidad esté bien posicionado. Por tanto, trabaja los dos conjuntamente ayudándote siempre de buenas herramientas para SEO que te ahorrarán tiempo para que puedas dedicarlo a elaborar un buen contenido.

Hemos dado un repaso inicial y básico sobre estos temas. Hay muchas más cosas que debemos trabajar para optimizar nuestro contenido, pero es bueno entender y asentar unas buenas bases. Para más información puedes consultar nuestra Guía útil de tendencias SEO para 2018.

Si necesitas ayuda con tu estrategia de contenidos y SEO, en Comonline ayudamos a empresas y negocios a trabajar su Marketing de Contenidos de forma eficaz y con autoridad. Contacta con nosotros y cuéntanos tu proyecto.

¿Te ha gustado? Comparte
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Síguenos en nuestras Redes Sociales
Facebooktwitterlinkedin
  • Etiquetas: , , , , , , ,
  • 1 Comments:

    ¡Cuéntanos!: